Las ondas de choque de baja energía se emplean en el tratamiento de las prostatitis crónicas (síndrome de dolor pelviano crónico), en la enfermedad de Peyronie y en determinados pacientes con disfunción eréctil de origen vascular.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted