La próstata es el órgano que con mayor frecuencia se ve afectado por enfermedades en hombres mayores de cincuenta años.

A partir de los cuarenta años, la próstata empieza a crecer. Este crecimiento puede ser benigno (hiperplasia) o maligno (cáncer). Es fundamental realizar un diagnóstico precoz ya que el cáncer de próstata si se diagnostica pronto puede curarse.

Definición de próstata

La próstata es un órgano del sistema reproductor del varón. Es una glándula, con forma de castaña, colocada debajo de la vejiga y por delante del recto. La uretra (conducto por donde sale la orina) atraviesa la próstata por el centro, de manera que la orina sale de la vejiga atravesando la próstata.

Definición hiperplasia benigna de próstata

A partir de los 40-45 años la próstata puede crecer rápidamente dando lugar a la hiperplasia benigna de próstata (HBP). La HBP, puede comprimir la uretra y es la responsable de la aparición de síntomas urinarios (problemas para orinar) en la mayoría de hombres mayores de cincuenta años.

La frecuencia de aparición de HBP aumenta conforme mayor es la edad del varón. 

Síntomas produce la HBP

El crecimiento de la próstata puede producir síntomas que denominamos irritativos:

  • orinar con más frecuencia (polaquiuria)
  • levantarse por la noche a orinar (nicturia)
  • tener que ir rápidamente al servicio cuando se tienen ganas de orinar (urgencia miccional)

Síntomas que denominamos obstructivos:

  • disminución de la fuerza y el calibre miccional
  • dificultad para comenzar la micción
  • goteo al terminar la micción
  • sensación vaciamiento incompleto de la vejiga
  • en ocasiones retención de orina (incapacidad para orinar)

Estos síntomas imitativos u obstructivos suelen asociarse y en general son evolutivos, es decir van empeorando.

En algunos pacientes parte de la orina queda retenida en la vejiga (orina residual). Cuando este proceso avanza, se produce una distensión de la vejiga y posteriormente una afectación de las vías urinarias (uréteres) y del riñón que puede desembocar en una insuficiencia renal.

Tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata

Una vez establecido el diagnóstico de HBP, la necesidad de emplear o no un tratamiento depende de la clínica que presente el paciente.

El urólogo debe de explicar al paciente las diferentes opciones de tratamiento:

  • Observación y revisiones periódicas.
  • Tratamiento Higiénico-Dietético.
  • Tratamiento Médico.
  • Tratamiento Quirúrgico (tratamiento definitivo)

Los pacientes con síntomas leves no precisan un tratamiento. En estos casos es suficiente la revisión prostática anual. Los pacientes con síntomas moderados pueden mejorar significativamente con un tratamiento médico. Si el tratamiento médico no es eficaz puede plantearse la cirugía.

Existen tres tipos de medicamentos para tratar la HBP:

  • Extractos de plantas (Fitoterapia).
  • Alfa-bloqueantes.   
  • Inhibidores de la 5-alfa-reductasa.

En el Instituto Urología y Medicina Sexual de acuerdo a los síntomas clínicos, el tamaño de la próstata, el PSA y la edad del paciente recomendamos el tratamiento más apropiado. El tratamiento médico de la HBP debe de ser individualizado para cada paciente.Los medicamentos son eficaces inicialmente, pero con el tiempo la próstata crece y pierden su eficacia. Entonces es necesario pasar a un tratamiento definitivo mediante cirugía.  

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata se produce por un crecimiento maligno de la próstata. El cáncer de próstata es el tumor más frecuente del varón, aunque debido a su crecimiento lento, constituye la tercera causa de mortalidad por cáncer, por detrás de los de pulmón y digestivo.

Entre el 30 y 40% de los varones de 50 a 80 años pueden tener cáncer de próstata sin síntomas clínicos (latente). En estos casos, sólo una revisión prostática diagnosticará dichos cánceres.

La frecuencia del cáncer de próstata aumenta con la edad y este cáncer más frecuente en varones con familiares que han tenido cáncer de próstata.

Síntomas produce el cáncer de próstata

El cáncer de próstata se desarrolla en la zona periférica de la próstata y habitualmente no produce síntomas o los produce muy tardíamente. Solo presentan síntomas clínicos uno de cada nueve varones con cáncer de próstata.

Además, las manifestaciones clínicas del cáncer de próstata son muy parecidas a las de la HBP y por la clínica no puede diferenciarse entre un cáncer y un crecimiento benigno.

Cuando el cáncer de próstata se ha extendido fuera de la próstata, sobre todo a los huesos, produce dolores óseos.

El cáncer de próstata no se encuentra si no se busca, ya que solo produce síntomas cuando está muy avanzado. En el Instituto Urología y Medicina Sexual aconsejamos que todos varones mayores de cincuenta años revisen anualmente su próstata (chequeo prostático) para descartar la presencia de un cáncer de próstata.

Recuerde que un cáncer de próstata diagnosticado en una etapa inicial (localizado) puede curarse.

Tratamiento del cáncer de próstata

El diagnóstico de un cáncer de próstata se realiza mediante una biopsia. Posteriormente debe realizarse un estudio sencillo para determinar si está dentro de la próstata (cáncer localizado) o se ha extendido por fuera (cáncer diseminado). En el cáncer de próstata localizado existen tres tipos de tratamientos:

  • Prostatectomía radical

Consiste extirpar completamente la próstata y las vesículas seminales. Múltiples revisiones de pacientes operados hace más de veinte años ofrecen muy buenos resultados.

En canceres de próstata localizados, la ventaja de la cirugía radical es que se extirpa toda la próstata con el tumor en su interior.

En el Instituto Urología y Medicina Sexual realizamos la Prostatectomía Radical con la tecnología más avanzada y excelentes resultados.

  • Radioterapia externa

Se administra radioterapia localizada sobre la próstata con el objetivo de matar las células tumorales.

Los resultados a largo plazo son buenos pero requiere controles periódicos.

  •  Braquiterapia

Mediante ecografía y a través del periné se inyectan unas semillas radiactivas dentro de la próstata con objetivo de destruir el tumor prostático.

Con esta técnica no se disponen de estudios a largo plazo y no conocemos la supervivencia a los quince años.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted