En el varón, a partir de los cincuenta años se produce un descenso del deseo sexual debido a la disminución progresiva de la hormona masculina (testosterona). Cuando este descenso es excesivo ocasiona una serie de problemas (descenso del deseo sexual que provoca la disminución de la actividad sexual y de la erección, cansancio, irritabilidad, osteoporosis, etc..) que repercuten seriamente en la calidad de vida.

Este déficit excesivo de testosterona se presenta en uno de cada diez hombres mayores de cincuenta años y puede ser tratado adecuadamente.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted